• FONDO DE EMERGENCIA COVID-19


    Ayuda a las misiones a afrontar la crisis del coronavirus.
  • GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

17 jun. 2020

Novena del Santísimo Sacramento en la Catedral. Sábado 20, a las 19:00 h., preside el Delegado de Misiones, Jesús Santiago


En la Catedral de Lugo desde el 13 al 21 de junio se está celebrando la Novena al Santísimo Sacramento. Este año cada día está dedicado a orar y reflexionar sobre el tiempo de pandemia que nos toca vivir, de forma que cada día se tendrá presente, presencial o espiritualmente, a todas las personas y sectores que durante estos meses hicieron tanto bien o tuvieron especial sufrimiento (sanitarios, Cáritas, ancianos...). 

Este sábado, día 20 a las 19:00 h., presidirá la Eucaristía Jesús Santiago Vázquez, Delegado de Misiones. Sobre todo nos vamos a acordar en esta misa de Josefina Palmeiro, antigua Delegada de Misiones y de Apostolado Seglar, que falleció por el Covid-19, y de todos los misioneros de la Diócesis.  

3 jun. 2020

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO A LAS OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS

Los que se habían reunido, le preguntaron, diciendo: «Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el reino a Israel?». Les dijo: «No os toca a vosotros conocer los tiempos o momentos que el Padre ha establecido con su propia autoridad; en cambio, recibiréis la fuerza del Espíritu Santo que va a venir sobre vosotros y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría y hasta el confín de la tierra». Dicho esto, a la vista de ellos, fue elevado al cielo, hasta que una nube se lo quitó de la vista (Hch 1,6-9). Después de hablarles, el Señor Jesús fue llevado al cielo y se sentó a la derecha de Dios. Ellos se fueron a predicar por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban (Mc 16,19-20). Y los sacó hasta cerca de Betania y, levantando sus manos, los bendijo. Y mientras los bendecía, se separó de ellos, y fue llevado hacia el cielo. Ellos se postraron ante Él y se volvieron a Jerusalén con gran alegría; y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios (Lc 24,50-53). 

Queridos hermanos y hermanas: 

Este año había decidido participar en vuestra Asamblea general anual, el jueves 21 de mayo, fiesta de la Ascensión del Señor, pero se ha cancelado a causa de la pandemia que nos afecta a todos. Por eso, deseo enviaros a todos vosotros este mensaje, para haceros llegar, igualmente, lo que tengo en el corazón para deciros. Esta fiesta cristiana, en estos tiempos inimaginables que estamos viviendo, me parece aún más rica de sugerencias para el camino y la misión de cada uno de nosotros y de toda la Iglesia.

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA JORNADA MUNDIAL DE DOMUND 2020

«Aquí estoy, mándame» (Is 6,8) 

Queridos hermanos y hermanas: 

Doy gracias a Dios por la dedicación con que se vivió en toda la Iglesia el Mes Misionero Extraordinario durante el pasado mes de octubre. Estoy seguro de que contribuyó a estimular la conversión misionera de muchas comunidades, a través del camino indicado por el tema: “Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo”. 

En este año, marcado por los sufrimientos y desafíos causados por la pandemia del COVID-19, este camino misionero de toda la Iglesia continúa a la luz de la palabra que encontramos en el relato de la vocación del profeta Isaías: «Aquí estoy, mándame» (Is 6,8). Es la respuesta siempre nueva a la pregunta del Señor: «¿A quién enviaré?» (ibíd.). Esta llamada viene del corazón de Dios, de su misericordia que interpela tanto a la Iglesia como a la humanidad en la actual crisis mundial. «Al igual que a los discípulos del Evangelio, nos sorprendió una tormenta inesperada y furiosa. Nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados; pero, al mismo tiempo, importantes y necesarios, todos llamados a remar juntos, todos necesitados de confortarnos mutuamente. En esta barca, estamos todos. Como esos discípulos, que hablan con una única voz y con angustia dicen: “perecemos” (cf. v. 38), también nosotros descubrimos que no podemos seguir cada uno por nuestra cuenta, sino sólo juntos» (Meditación en la Plaza San Pietro, 27 marzo 2020). Estamos realmente asustados, desorientados y atemorizados. El dolor y la muerte nos hacen experimentar nuestra fragilidad humana; pero al mismo tiempo todos somos conscientes de que compartimos un fuerte deseo de vida y de liberación del mal. En este contexto, la llamada a la misión, la invitación a salir de nosotros mismos por amor de Dios y del prójimo se presenta como una oportunidad para compartir, servir e interceder. La misión que Dios nos confía a cada uno nos hace pasar del yo temeroso y encerrado al yo reencontrado y renovado por el don de sí mismo.
Leer más

28 may. 2020

El Papa abre las puertas a la beatificación de la fundadora de la Obra del Domund. Una mujer laica que demostró que la misión es cosa de todos


El Papa Francisco ha aprobado ayer el decreto necesario para la beatificación de Paulina María Jaricot, la iniciadora de la Obra de la Propagación de la Fe, una de las Obras Misionales Pontificias (OMP). La Congregación para las Causas de los Santos ha confirmado la curación de una niña de 3 años por su intercesión, lo que abre el camino a los altares de esta joven laica, que implicó a todos los cristianos en el cuidado de la misión universal de la Iglesia, con la oración y la colaboración económica. Su Obra fue reconocida por el Papa Pio XI como un instrumento valioso para toda la Iglesia, y fue asumida como pontificia en 1922. De su legado destaca la Jornada del Domund, con la que la Iglesia sostiene a los 1.111 territorios de misión que se extienden por todo el mundo.
27/05/2020

Entre otros decretos de diversas causas de beatificación y canonización, aprobados hoy por el Papa Francisco, está el del milagro atribuido a la intercesión de Paulina María Jaricot, fundadora de la Obra de la Propagación de la Fe. La aprobación de este milagro abre el camino de la beatificación para una laica francesa que dedicó su vida a que la preocupación por la misión fuera responsabilidad de todos los bautizados. Su gran inspiración fue crear un sistema de ayuda “en red”, que manifestara la universalidad y la comunión de la Iglesia.

“Paulina es un regalo para la Iglesia”, afirma José María Calderón, director de OMP España. “El Papa Francisco pedía en el mensaje a las OMP del pasado jueves que la misión no buscara el autobombo, sino la discreción y el servicio: ¡parece que habla de la fundadora de la más importante Obra Misional Pontificia: Propagación de la Fe!”, explica. “Paulina Jaricot pasó desapercibida en su tiempo, siendo la promotora más eficaz del amor a la misión y de la ayuda a los misioneros. El milagro que ahora reconoce la Iglesia va a ayudar a poner en valor esa preciosa espiritualidad que ella vivió y transmitió”.


Una joven laica, iniciadora del Domund

Paulina Jaricot fue una mujer laica francesa que nunca sintió la vocación a la vida consagrada, en un contexto en el que parecía que quienes deseaban seguir a Jesucristo necesariamente tenían que emprender el camino de la consagración religiosa. Nacida el 22 de julio de 1799 en una familia de ricos industriales, Paulina recibió una buena educación cristiana. Tras varios acontecimientos personales y escuchar una predicación en la cuaresma de 1816, sufrió una transformación interior que cambiaría su vida, decidiendo vestirse como las obreras de Lyon por solidaridad con su pobreza.

Movida por el deseo de ayudar a su hermano Fileas, seminarista que se preparaba para ser misionero en China, decide dedicarse a las misiones, informando de las necesidades de los misioneros y buscando su sostenimiento. Se empeñó en la tarea de formar grupos de diez en diez personas, que se comprometían a rezar por las misiones, y a dar un pequeño donativo. Esta iniciativa, que comenzó con mujeres obreras, pronto se fue extendiendo entre gente humilde por toda Francia. Así, en 1822 nació oficialmente la Obra de la Propagación de la Fe, que pronto llegó a otros países. El impulso del Papa León XIII contribuyó de manera especial a su difusión universal. En 1922 Pío XI le concedió el título de Pontificia y, en España, es más conocida como DOMUND, en referencia al Domingo Mundial dedicado a las misiones que la Iglesia instituyó gracias a Paulina.

Pero el genio espiritual de la venerable Paulina Jaricot fue más allá de la fundación de la Obra Misional de la Propagación de la Fe. De hecho, ella sabía que la oración es el fundamento de la misión de la Iglesia y estaba decidida a hacer que el rezo del Rosario se conociera y se practicara por el mayor número de personas posibles para sostener la proclamación del Evangelio en los territorios de misión. Así, en 1826, alentada por el éxito de su enfoque personal en la organización de la Obra Misional a través de la creación de pequeños grupos, Paulina utilizó el mismo criterio para iniciar y organizar el Rosario Viviente, una iniciativa que también se extendió por todo el mundo.


Una curación milagrosa

El milagro aprobado por el decreto del Papa Francisco tuvo lugar en 2012, en el 150 aniversario del nacimiento de Paulina. La pequeña Mayline Tran, de tres años, perdió el conocimiento debido a la asfixia por un mal tránsito de alimentos. La niña, hospitalizada en un estado desesperado tras la asfixia y una parada cardiovascular de 20 minutos, se consideraba perdida. A pesar de que se suspendió el tratamiento médico, la familia se negó a que se le retirara la asistencia vital artificial. Se hizo una novena a Paulina Jaricot, poco después, la niña se despertó, pero con daños cerebrales, y el pronóstico de estado vegetativo. Aún así, contra toda esperanza, se curó totalmente. La curación fue sometida a un Tribunal Eclesiástico de la Archidiócesis de Lyon, del 20 de julio de 2018 al 28 de febrero de 2019. Sus actuaciones fueron envidadas la Congregación para las Causas de los Santos. La comisión médica validó la naturaleza inexplicable de la curación.



Para más información sobre Paulina Jaricot, consulta su biografía en la Guía del Mes Misionero Extraordinario.

Para ver la historia de Paulina Maria Jaricot para niños, consulta el reportaje de Gesto.
(Fuente OMP España)


29 abr. 2020

Las Vocaciones Nativas te necesitan. Si puedes, colabora.

En los territorios de misión surgen cada día numerosas vocaciones. La Jornada de Vocaciones Nativas recuerda que es necesario ayudar a las vocaciones locales surgidas en las Iglesias más jóvenes. Muchos jóvenes de África, Asia o América Latina, el Señor les llama a ser apóstoles en sus propias culturas y tradiciones; pero también muchos vienen a nuestros pueblos y barrios a manifestar el amor de Dios entre nosotros. Y porque estos jóvenes (ellos y ellas) no cuentan muchas veces con los medios mínimos para poder formarse y llegar a completar su vocación, se nos recuerda que podemos ayudar en el fomento, cuidado y atención a las vocaciones, tanto consagradas como sacerdotales, fruto de la Palabra sembrada por los misioneros.


Hay dos formas de colaborar: 
  • Hacer una transferencia al número de cuenta de la Delegación de Misiones de Lugo:
 Abanca: ES42 / 2080 / 0152 / 60 / 3000034554.


¡No os olvidéis de poner el concepto y el beneficiario!, o si queréis que sea anónimo, solo tenéis que poner "Vocaciones Nativas".

Un curso: 350 €.
Media beca: 1000 €.
Beca entera: 2000 €.