• JORNADA INFANCIA MISIONERA 2019


    Recursos para celebrar la Jornada de Infancia Misionera - 27 de enero de 2019
  • PRESENTACIÓN JORNADA INFANCIA MISIONERA 2019


    ¿Hay una noticia más bonita?
  • VAYAMOS, PUES, A BELÉN...


    Palabras del Papa Francisco para los niños
  • "CON JESÚS NIÑO A LA MISIÓN"


    Recursos de enero-febrero para trabajar con los niños
  • "AYUDA A LOS NIÑOS MÁS NECESITADOS"


    Puedes colaborar con tu donativo para Infancia Misionera

15 feb. 2019

Misioneros por el Mundo en Colombia

“Lo nuestro es dar testimonio de que Dios es Padre, un padre que cuida”

El próximo domingo 17 de febrero, a las 13,45 horas, “Misioneros por el Mundo” llega a Colombia de la mano de Obras Misionales Pontificias (OMP), para conocer a algunos de los más de 300 misioneros españoles que se encuentran en el país.
Las Hijas del Calvario y las Hermanas Vedrunas son vecinas en barrios pobres de Bogotá, donde viven compartiendo el día a día del pueblo
En el Barrio Villa Javier (fundado hace 106 años por el padre José María Campoamor, un jesuita español) las Hijas del Calvario tienen una comunidad en la que hay dos misioneras burgalesas: Casilda Barbero Santaolalla y Mª Luisa Ruiz Alcalde.
Sus vecinas, las Hermanas Vedrunas, trabajan en el Barrio del Consuelo. Allí se encuentra una religiosa de la diócesis de San Sebastián, Mª Dolores Aseguinolaza, que lleva más de 40 años en la capital colombiana. En la puerta de su casa, las religiosas han visto cómo asesinaban a un par de personas, una de ellas traficante de drogas (miles han sido asesinadas entre 1988 y 2013 como parte de lo que el gobierno llamó “limpieza social” como su solución para acabar con problemas de droga y violencia).
El trabajo no da tregua a las Hijas del Calvario: visitas a enfermos, promoción social, atención a jóvenes madres, etc. En la AMAC (Asociación de Mujeres y Madres Abriendo Caminos), las religiosas atienden y apoyan a madres solteras “muy jovencitas”, que generalmente son abandonadas por sus novios cuando se enteran de que están embarazadas. Otro problema social, según explica la hermana Casilda, está vinculado a la alta inmigración venezolana, rechazada a veces pensando que vienen a quitar trabajo. Con todo, la pobreza es un problema menor comparado con la droga (muchos jóvenes pobres no dudan incluso en vender una teja o una cucharita para comprarse la droga). Edelmira es una de los enfermos a los que las misioneras visitan semanalmente, que agradece mucho el “consuelo espiritual”, sobre todo la Comunión, que le llevan las religiosas. Casilda dice emocionada que son “los enfermos, los catequistas…” los que evangelizan a los misioneros y les enseñan “a creer en un Dios muy cercano porque ellos viven con una confianza muy grande en Dios”.
La hermana Lucía Adela Carracedo es una leonesa de la diócesis de Astorga que es misionera desde los 20 años. Esta vocación temprana surgió leyendo la vida de la patrona de las Misiones, santa Teresita del Niño Jesús. Las Carmelitas Teresas de San José atienden a las niñas huérfanas y pobres. En Bogotá, lo primero para estas misioneras es la educación en el colegio “Carmen Teresiana”, construido en el sur de Bogotá para estas niñas. Allí tienen también un grupo de Infancia Misionera. A pesar de sus 62 años como misionera, Lucía sabe que tiene que “ser presencia y continuar la misión, también acompañando a las hermanas que están ahora trabajando”, convencida de que el Señor todavía la quiere allí.
A más de 500 kilómetros de Bogotá y a orillas del Pacífico se encuentra Buenaventura, donde las Hermanas Servidoras de Jesús del Cottolengo del Padre Alegre, atienden a los
discapacitados, pero sobre todo, encuentran en ellos a Jesucristo. Allí se encuentran dos españolas, la hermana Caridad Gomiz Reche, natural de un pueblo de Almería y la hermana Agustina Barbero, de Salamanca. Siguiendo una lógica que no es la del mundo, la misionera explica las condiciones de admisión al Cottolengo: “cuanto más pobre, más enfermo ‒aunque nos dé más trabajo‒ y más abandonado, pues más posibilidades tiene de entrar, aunque llegue el último”. El trabajo no les asusta porque, como dice Caridad, la fuerza la sacan “de la Eucaristía, de la oración”. Para ella, este trabajo difícil no es ningún mérito, más bien cree que tiene que dar gracias a Dios porque de los discapacitados aprende “la gratitud, la capacidad de sufrimiento”, y añade: “son sencillos, son transparentes, son lo que son, no tienen que fingir nada”. Cuidar a los enfermos es sólo parte de lo que hacen y “no es mucho”, para esta misionera, “lo nuestro es dar testimonio de que Dios es Padre, que cuida”. Con el fin de dar ánimo a sus hermanas en las casas de Popayán y Buenavista, en este viaje de Misioneros por el Mundo, se encontraba la Madre General, Milagrosa Bazán Ocón, que había viajado desde España con el objetivo de “mantener el espíritu de la Congregación, la vida de familia con los enfermos, la adoración a Jesús en la Eucaristía”.

Los programas de “Misioneros por el Mundo” grabados con OMP se emite los domingos a las 13,45 y también se puede seguir en directo on line en: http://trecetv.es/directo; y tras su emisión, verse en la web del programa: http://trecetv.es/programas/misioneros-por-el-mundo

Revista Misioneros Tercer Milenio. En este número...

Además de los contenidos presentados en la edición digital, Misioneros Tercer Milenio recoge en su versión impresa la entrevista con la hermana camerunesa Virginia Tchuindjang, una de las tres primeras mujeres africanas que se convirtieron en Misioneras Cruzadas de la Iglesia. Precisamente, la congregación acaba de celebrar su XV Capítulo General, en el que se han marcado, como principales desafíos a afrontar, la exclusión, la desigualdad, la vulnerabilidad y la precariedad de grandes sectores sociales. Conforme a su vivencia misionera, la hermana Virginia manifiesta que “los excluidos que pueblan las periferias deben ser nuestros preferidos”.
No es la única recomendación que nos lanzan nuestros misioneros y misioneras. En la sección “Misión viva”, el comboniano Juan González Núñez nos advierte de que “el corazón lo debes llevar siempre contigo y a punto para amar”. Nos lo dice desde la experiencia de quien acaba de celebrar sus bodas de oro sacerdotales y ha entregado muchos de estos años a una comprometida labor misionera por tierras de Etiopía. Para él, el trabajo misionero es el mejor regalo que Dios le puede conceder a alguien.
Y para terminar, un recorrido por tierras de Asia central, las protagonistas de la exposición La morada de las nieves, que puede verse actualmente en el Museo Nacional de Antropología y de la que se hace eco nuestra sección de “Cultura”. Se trata de un viaje fotográfico, de la mano del montañero y fotógrafo Fernando Ezquerro, que arranca en Istán, el techo del mundo, y que hace un repaso por los siete antiguos reinos del Himalaya para inmortalizar sus paisajes y la espiritualidad y hospitalidad de sus gentes. Nada mejor para descubrir la huella cultural e histórica que dejaron.

14 feb. 2019

3 de marzo, Día de Hispanoamérica

El domingo día 3 de marzo se celebrará el Día de Hispanoamérica bajo el lema "Comprometidos con la vida de los pueblos".

Esta Jornada nos recuerda el trabajo que realizan 237 misioneros de la Obra para la Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana (OCSHA) que viven su misión en países de América Latina y nos invita a colaborar con ellos a través de la oración y de la ayuda económica.
Más información y materiales para la Jornada.

En la diócesis de Lugo tenemos a dos misioneros pertenecientes a la OCSHA, uno de ellos es D. Manuel Rodríguez Castiñeira,  que se encuentra actualmente en Argentina y D. Jesús López Pérez que regresó recientemente de Perú, donde llevaba varios años. Este último celebra este año las bodas de oro sacerdotales.  

12 feb. 2019

Encuentro de empleados y voluntarios OMP 2019

El Mes Misionero Extraordinario, con la presencia del padre Fabrizio Meroni, Secretario General de la Pontificia Unión Misional en Roma, será el tema central del próximo encuentro de formación y convivencia de los empleados y voluntarios de las Obras Misionales Pontificias en España.


“Bautizados y enviados”, el lema del Mes Misionero Extraordinario, inspirará el Encuentro de Empleados y Voluntarios de las Obras Misionales Pontificias que se desarrollará los próximos días 21 y 22 de febrero. Se trata de un encuentro en el que más de 120 voluntarios y empleados, que trabajan y colaboran en las Direcciones Diocesanas de las Obras Misionales Pontificias de toda España, podrán poner en común y promover el intercambio de experiencias sobre la animación misionera de las distintas diócesis, profundizar en el conocimiento de la actividad misionera de la Iglesia y asumir nuevos compromisos de cooperación con las OMP.

El jueves 21 por la mañana se centrará en la “Vocación Cristiana Misionera” con una ponencia del Secretario General de la Pontificia Unión Misional, el P. Fabrizio Meroni. Habrá también oportunidad para exponer los objetivos y el contenido de la Jornada de Epifanía o de Catequistas Nativos, por Carmelo Pérez Adrados, del Instituto Español de Misiones Extranjeras (IEME), la institución encargada de llevarla adelante. Por la tarde tras una sesión de información sobre la Ley General de Protección de Datos y sus implicaciones, habrá tiempo para la reunión por grupos y la puesta en común sobre el sentido del Bautismo y el envío misionero, tema fundamental del Mes Misionero Extraordinario, terminando con la Eucaristía, presidida por Mons. Francisco Pérez González, Presidente de la Comisión Episcopal de Misiones.

El viernes 22, tras laudes y la Eucaristía tendrá lugar la exposición de las conclusiones de los trabajos por grupos, seguida de una mesa redonda que integrará la JMJ de Panamá, el Sínodo de los Jóvenes y el futuro Sínodo sobre la Amazonia. La jornada concluirá con testimonios sobre el inicio del Plan Cuatrienal de Infancia Misionera, “Con Jesús niño a la misión”.

Programa:https://www.omp.es/wp-content/uploads/2019/02/Jornadas-empleados-voluntarios2019.pdf

8 feb. 2019

Misioneros por el Mundo en Camerún. La promoción humana, consecuencia de la evangelización

Misioneros por el Mundo nos lleva el domingo 10 de febrero a Camerún, un país cuya superficie es íntegramente territorio de misión; esto significa que la iglesia local depende directamente de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, que sostiene económicamente sus diócesis a través de Obras Misionales Pontificias (OMP). En el país hay más de 70 misioneros españoles, que entienden la evangelización como el mejor camino para la promoción humana y el progreso de los pueblos. Entre ellos, se encuentran algunos pertenecientes a la Fraternidad Misionera Verbum Dei, a las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús y a los Misioneros Identes, que conoceremos en este programa.
En Yaoundé está Fernando García Fernández, un sacerdote de Verbum Dei, nacido en un pueblo de Toledo, que lleva 23 años como misionero en Camerún. Llegó a África para reemplazar a su hermano Domingo, también misionero, que debió abandonar el país por problemas de salud. Fernando es capellán de un colegio de educación secundaria en Mokoló, un barrio periférico de Yaoundé. El misionero vive como uno más, porque, “que te vean cercano”, es la mejor forma de evangelizar. Allí, musulmanes y católicos conviven en paz, haciendo de la vida diaria el mejor diálogo interreligioso. En una de las parroquias que atiende, Fernando tiene un grupo de Biblia para la gente que quiere profundizar en la Palabra de Dios.
En la capital de Camerún se encuentran también dos Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús: la granadina Aurelia Serrano Alférez y Yolanda García Jurío, natural de un pueblo de Pamplona. Desde que llegó a Camerún en 2013, Aurelia trabaja en la cárcel central como enfermera, para ocuparse de los presos enfermos a desatendidos. En Bikop, las Esclavas tienen una comunidad que se ocupa del dispensario que atiende a los enfermos de Sida, pero las religiosas no se olvidan de la “salud espiritual” de los profesionales de este centro, ofreciéndoles encuentros de formación y oración, en los que les invitan a encontrarse con el Señor a través de la adoración eucarística. Como dice Yolanda “esto es lo esencial para que nuestra misión tenga sentido de Evangelio”.
Justo de la Fuente es misionero Idente, sacerdote y médico dermatólogo. Nacido en un pueblo de Santander, es capellán de la Parroquia Universitaria "San Pedro y San Pablo", de Soa. En Camerún, los misioneros Identes, cuyo carisma es la educación de la juventud, trabajan sobre todo con los universitarios. Montserrat Serra Renom, nacida en Sabadell (diócesis de Terrassa) es profesora de español en un centro cultural de Yaoundé. Obras Misionales Pontificias, entre otras instituciones, está ayudando a los Identes a construir una iglesia en Yaoundé, aunque Justo reconoce que “para construir una iglesia no es tan fácil obtener ayudas en Europa” y por eso, la iglesia se está construyendo “como las antiguas catedrales, con la ayuda del pueblo”.
Finalmente, en Douala, se encuentra otra misionera de Verbum Dei, María Isabel Díaz Jiménez, nacida en un pueblo de Ávila, y con más de 15 años de misión en Camerún. Fiel al carisma evangelizador de Verbum Dei, “Marisa” asegura que la evangelización se hace “en lo concreto”, por eso la promoción humana se convierte en consecuencia directa de la
evangelización. En el Centro de Apostolado ‒que es también la residencia de “Marisa”‒, muchos jóvenes universitarios acuden para estudiar y preparar sus exámenes. Un trabajo misionero poco conocido, y que Marisa realiza con auténtica dedicación, es la escucha de las personas que vienen a pedirle ayuda para vivir su “fe en la vida cotidiana”. Algunos lo hacen de tal manera que adquieren un compromiso como “matrimonios misioneros”, 3 han surgido ya gracias al trabajo de Verbum Dei.

Misioneros por el Mundo es un programa realizado por TRECE TV en colaboración con OMP. En esta nueva temporada, el programa se emite los domingos a las 13,45. También se puede seguir en directo on line en: http://trecetv.es/directo; y tras su emisión, verse en la web del programa: http://trecetv.es/programas/misioneros-por-el-mundo