• CAMPAMENTO MISIONERO 2020


    ¡Apúntate al campamento de Infancia Misionera!
  • GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

18 feb. 2020

1 de marzo, Día de Hispanoamérica. "Para que en Él tengan vida"

El día 1 de marzo,  primer domingo de Cuaresma tiene lugar además el Día de Hispanoamérica. 
Cada año se recuerda a los católicos españoles que Hispanoamérica nos importa. Que la vida de fe en aquellos 20 países donde se habla español, portugués o francés, no solo se mantenga, sino se cuide y se fortalezca. Se trata de los países que aglutinan el mayor número de católicos del mundo. Y, por ello de los países de los que puede depender en gran parte la evangelización de los lugares en los que todavía Cristo no es conocido. 
Este Día rinde un merecido homenaje a los misioneros y misioneras en América Latina para que su labor de dar vida no quede relegada al olvido. Es donde más misioneros españoles hay. Hombres, mujeres, religiosas, también de clausura, seglares, muchos de ellos casados y con hijos, españoles todos ellos, parten para esos países para mantener viva la llama de la fe en las personas que allí viven. 

El lema de este año para esta Jornada es «Para que en Él tengan vida», y con él queremos hacernos eco de lo que el santo padre está motivando ahora tanto: el Sínodo de la Amazonía, el tema de la ecología integral, el deseo de promover el respeto a la dignidad de la persona y de los pueblos... pero poniendo la mirada en Aquel que puede dar la vida, la vida de verdad, la única que sacia la sed de eternidad que tiene el hombre: Cristo, nuestro Señor . Así lo predica Jesús ante la samaritana, o con el bueno de Nicodemo, o el evangelista Juan en su prólogo. Es Jesús, que es el Camino la Verdad y la Vida el único que puede hacer que la dignidad de cada persona sea respetada y esté por encima de intereses económicos, partidistas o ideológicos. 
Para que los pueblos de toda la tierra y, muy en concreto, los que forman parte de Hispanoamérica, que sufren tan gravemente con ideologías desafiantes y denigrantes, que padecen la injusticia de líderes que no buscan más que su propio provecho, Cristo es la respuesta y la única solución, y eso es lo que queremos proponer en esta Jornada: que en Cristo, estos y estas gentes, tengan vida. 

A continuación compartimos con vosotros los materiales de la Jornada:

22 ene. 2020

Festival de Infancia Misionera en el pabellón del Colegio Mª Auxiladora

Este viernes 24 tendremos el FESTIVAL DE INFANCIA MISIONERA, como los años anteriores. Este año será a partir de las 17:15 horas (durará aproximadamente una hora) en el pabellón de deportes del colegio MARÍA AUXILIADORA. 
El tema de la campaña es acompañar a Jesús niño a Egipto, por lo cual hemos planteado el festival a modo de juegos a través de los cuales los niños conocerán la cultura egipcia. De lo que se trata es que ellos tengan una experiencia misionera: insertarse en la cultura extranjera, además de conocer lo que tuvo que vivir Jesús niño con sus padres y lo que viven actualmente muchos inmigrantes. 

20 ene. 2020

Actividades de la Delegación de Misiones durante la Semana de Infancia Misionera en la Diócesis de Lugo


El próximo domingo, 26 enero se celebra la Jornada de Infancia Misionera. Por ese motivo, durante toda esta semana estará con nosotros D. José Rafael Pérez, misionero Comboniano, recorriendo colegios y parroquias de la Diócesis, animando a los niños en la labor misionera:



Mi nombre es José Rafael Pérez nací en la ciudad de  Valencia hace 58 años. 


Pertenezco al Instituto Religioso de los Misioneros Combonianos. 

Mi primera llegada al Continente Africano, como misionero, fue a la edad de 28 años y fue al país de Togo situado en el llamado Golfo de Guinea.

Posteriormente, fui destinado a Sudáfrica. En este país pasé nueve años de mi vida como animador, en zonas rurales, de comunidades jóvenes en el caminar de la Fe.

Fueron pasando los años y recibí una nueva destinación, esta vez, se trataba de  un continente diferente del Africano.

Fui destinado a Centroamérica y, en concreto a Guatemala, aunque con el paso del tiempo fui destinado a Costa Rica.

Aunque pueda parecer que el español es la única lengua en estos países esto no es del todo cierto ya que, solo en Guatemala, se hablan 21 lenguas de origen Maya. 
El contraste de cultura, costumbres y comidas de Centroamérica, comparado con Togo y Sudáfrica es muy grande.

También son diferentes las realidades sociales, los cantos, las relaciones humanas, el caminar de las comunidades parroquiales y de la gente.

El acceso a los bienes esenciales como pueden ser el agua, la comida, los servicios sanitarios, 
el acceso a la educación en las escuelas o el acceso a las vías de transporte también, son diferentes entre el continente Africano y el Continente de Sudamérica.

Desde hace unos años fui destinado a España, en primer lugar fui a mi tierra natal, Valencia y, desde hace tres años, fui destinado a Granada, donde estoy ahora.

Tanto en Valencia como en Granada estoy dedicado al trabajo en el campo de la Migracion.

El tiempo de cada día lo distribuyo en el compromiso con un Proyecto de Acogida, Acompañamiento, Formación, Ayuda de Recursos Laborales inserción Social de personas migrantes de primera llegada a la Frontera Sur de nuestro país.

Este proyecto, se lleva adelante con la colaboración ciudadana a modo de voluntariado.

Este Proyecto lo hemos llamado AMANI (que en la lengua Swahili, significa lugar de descanso 
y lugar de Paz)

15 ene. 2020

Mesa redonda "Fontalidad de la Palabra", lunes 20 de enero a las 20:00 h. en el Seminario.


El próximo lunes, 20 de enero, las 20:00 h. tendrá lugar en el Seminario una mesa redonda para reflexionar en torno a la Palabra de Dios como fuente de nuestra vida cristiana y de la misión, a propósito de la llamada del Papa Francisco para que celebremos el domingo 26 de este mes como el domingo de la Palabra. Intervendrán D. Jesús Fernández Aira, párroco de San Francisco Javier y Delegado de Apostolado Seglar, D. Jesús Manuel Santiago Vázquez, Delegado de Misiones  y D. José Rafael Pérez, misionero Comboniano, que estará con nosotros durante toda la semana dedicada a la Infancia Misionera.
Está organizado por la Delegación Diocesana de Misiones y el Movimiento Bíblico 



















9 ene. 2020

Mensaje del Papa Francisco para la Jornada de Infancia Misionera 2020

Tres textos del papa Francisco nos ayudan a profundizar en las claves que nos propone este año Infancia Misionera. En Egipto, con María y José, también Jesús fue forastero, como tantos emigrantes y refugiados de nuestro mundo. ¿Le hospedamos?



Entonces… y en nuestros días
“El Evangelio nos presenta a la Sagrada Familia por el camino doloroso del destierro, en busca de refugio en Egipto. José, María y Jesús experimentan la condición dramática de los refugiados, marcada por miedo, incertidumbre, incomodidades (cf. Mt 2,13-15.19-23). Lamentablemente, en nuestros días, millones de familias pueden reconocerse en esta triste realidad. Casi cada día la televisión y los periódicos dan noticias de refugiados que huyen del hambre, de la guerra, de otros peligros graves, en busca de seguridad y de una vida digna para sí mismos y para sus familias.
En tierras lejanas, incluso cuando encuentran trabajo, no siempre los refugiados y los inmigrantes encuentran auténtica acogida, respeto, aprecio por los valores que llevan consigo. Sus legítimas expectativas chocan con situaciones complejas y dificultades que a veces parecen insuperables. Por ello, mientras fijamos la mirada en la Sagrada Familia de Nazaret en el momento en que se ve obligada a huir, pensemos en el drama de los inmigrantes y refugiados que son víctimas del rechazo y de la explotación, que son víctimas de la trata de personas y del trabajo esclavo. Pero pensemos también en los demás «exiliados»: yo les llamaría «exiliados ocultos», esos exiliados que pueden encontrarse en el seno de las familias mismas: los ancianos, por ejemplo, que a veces son tratados como presencias que estorban. Muchas veces pienso que un signo para saber cómo va una familia es ver cómo se trata en ella a los niños y a los ancianos.
Jesús quiso pertenecer a una familia que experimentó estas dificultades, para que nadie se sienta excluido de la cercanía amorosa de Dios. La huida a Egipto causada por las amenazas de Herodes nos muestra que Dios está allí donde el hombre está en peligro, allí donde el hombre sufre, allí donde huye, donde experimenta el rechazo y el abandono; pero Dios está también allí donde el hombre sueña, espera volver a su patria en libertad, proyecta y elige en favor de la vida y la dignidad suya y de sus familiares” (Ángelus,  29-12-2013).

“El que acoge a un niño como este…”
“Deseo llamar la atención sobre la realidad de los emigrantes menores de edad, especialmente los que están solos, instando a todos a hacerse cargo de los niños, que se encuentran desprotegidos por tres motivos: porque son menores, extranjeros e indefensos; por diversas razones, son forzados a vivir lejos de su tierra natal y separados del afecto de su familia. […]
Son principalmente los niños quienes más sufren las graves consecuencias de la emigración, casi siempre causada por la violencia, la miseria y las condiciones ambientales, factores a los que hay que añadir la globalización en sus aspectos negativos. La carrera desenfrenada hacia un enriquecimiento rápido y fácil lleva consigo también el aumento de plagas monstruosas como el tráfico de niños, la explotación y el abuso de menores y, en general, la privación de los derechos propios de la niñez […].
El fenómeno de la emigración no está separado de la historia de la salvación, es más, forma parte de ella. Está conectado a un mandamiento de Dios: «No oprimirás ni vejarás al forastero, porque forasteros fuisteis vosotros en Egipto» (Éx 22,20); «Amaréis al forastero, porque forasteros fuisteis en Egipto» (Dt 10,19). […] Nadie es extranjero en la comunidad cristiana, que abraza «todas las naciones, razas, pueblos y lenguas» (Ap 7,9). Cada uno es valioso, las personas son más importantes que las cosas, y el valor de cada institución se mide por el modo en que trata la vida y la dignidad del ser humano, especialmente en situaciones de vulnerabilidad, como es el caso de los niños emigrantes” (Mensaje para la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado 2017).

Queridos migrantes
“Queridos emigrantes y refugiados, ocupáis un lugar especial en el corazón de la Iglesia, y la ayudáis a tener un corazón más grande para manifestar su maternidad con la entera familia humana. No perdáis la confianza ni la esperanza. Miremos a la Sagrada Familia exiliada en Egipto: así como en el corazón materno de la Virgen María y en el corazón solícito de san José se mantuvo la confianza en Dios que nunca nos abandona, que no os falte esta misma confianza en el Señor” (Mensaje para la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado 2015).