• Reza y ayuda a las Vocaciones


    22 de abril- Jornada Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Llamada, respuesta y Misión


    Presentación Jornada de Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Mensaje del Papa Vocaciones


    "Escuchar, discenir, vivir la llamada del Señor"
  • ¿Qué es Vocaciones Nativas?


    Una jornada de oración y ayuda a las vocaciones en los Territorios de Misión
  • ¿A quién ayuda Vocaciones Nativas?


    A 75.000 seminaristas y 6.500 novicios/as y 2000 formadores en los territorios de misión
  • ¿Cómo colaborar?


    Con un donativo o con una beca misionera para las Vocaciones de los Territorios de Misión
  • Oración Vocacional


    Recursos de oración para la oración diaria en colegios e institutos

19 abr. 2013

El grito del Papa Francisco a toda la Iglesia


El Santo Padre, Francisco, está en misión y quiere poner en estado de misión a todos los bautizados. Desde que se calzó las sandalias del Pescador no ha dejado de pedirnos que dejemos a un lado la comodidad, la complacencia y el mirarnos a nosotros mismos para salir a las periferias continentales y existenciales donde tantos hermanos esperan la buena noticia del Evangelio.

¡Bautizados!, a la misión

Cada intervención del Papa es en esta clave. Durante la homilía de la Misa que presidió ayer, 17 de abril, en la capilla de la Residencia Santa Marta habló de la relación entre alegría y misión y puso como ejemplo a los primeros cristianos que con “la fuerza del Bautismo” tenían el coraje apostólico y la fuerza del Espíritu para anunciar a Jesús.

En este contexto recordó “un suceso en Japón, en los primeros decenios del siglo XVII, cuando los misioneros católicos fueron expulsados del país y las comunidades permanecieron más de dos siglos sin sacerdotes”; sin embargo, “cuando luego volvieron los misioneros ¡encontraron a una comunidad viva en la que todos estaban bautizados, catequizados, casados en la iglesia! E incluso cuantos habían muerto había recibido una sepultura cristiana”.

“¿Quién hizo esto?”, se pregunta el Papa, si no había sacerdotes. Y responde con entusiasmo, fueron “¡los bautizados!”. Somos nosotros, quienes tenemos que «anunciar a Cristo, llevar adelante la Iglesia, esta maternidad fecunda de la Iglesia. Ser cristiano no es hacer una carrera para hacerse un abogado o un médico cristiano; no. Ser cristiano es un don que nos hace ir adelante con la fuerza del Espíritu en el anuncio de Jesucristo».