• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

28 nov. 2013

Se cumplen ciento cincuenta años del fallecimiento del misionero lucense Francisco Fernández Rodríguez

Nació en 1825, en el lugar de Ral, de la parroquia de Santiago de Castillón, en el ayuntamiento de Ferreira de Pantón. Ordenado sacerdote en 1851. En la Diócesis de Lugo estuvo nueve años. En las testimoniales se lee: "por un año sirvió el Economato de San Miguel de Goián".
En 1856 el obispo francés Marion Brésillac, funda en Lyon la Sociedad de Misiones Africanas y se da a conocer el instituto misionero en prácticamente todos los rincones de Galicia. Teniendo conocimiento de eso, se despertó en el padre Fernández la vocación del trabajo en África. En enero de 1860, el padre Fernández se presentó a las puertas del Seminario de Misiones Africanas en Lyon solicitando ser admitido. Permaneció en Lyon un año, junto a un grupo de aspirantes al trabajo misionero en África.
Tres personas fueron las elegidas para formar el primer equipo rumbo a Dahomey (hoy Benín). Un francés, el padre Edde; un italiano, el padre Borghero y Francisco Fernández, escogido, porque se había visto en él "un misionero lleno de celo".
En el viaje fallece el padre Edde. Borghero y Fernández llegan a Dahomey, el 18 de abril de 1861. Fecha histórica en las páginas de la evangelización de África Occidental, pues a partir de este momento no se interrumpiría hasta nuestros días la presencia de misioneros católicos, extendiéndose el evangelio primero a lo largo de la costa, Nigeria, Benin, Togo, Costa de Oro (hoy Ghana) y Costa de Marfil y más tarde hacia el interior, Níger, Alto Volta (hoy Burkina Fasso). Estancia en Dahomey


Estancia en Dahomey
Fernández y Borghero fueron acogidos por las autoridades coloniales francesas y por el rey de Dahomey, quien permitió desarrollar el trabajo misionero, pero con la prohibición de evangelizar a los adultos al ser considerado esto, una traición a la tradición de su pueblo.
El equipo misionero abrió un colegio en el que la mayoría de los alumnos eran hijos de esclavos que retornaron de Brasil con su carta de libertad. Comenzaron también el trabajo de cuidado de enfermos. Poco a poco fueron ganando la confianza del pueblo africano.
En mayo de 1861 se agrava el estado de salud de Fernández, perdiendo la barba y el pelo, con fiebres muy altas. Esto hizo que Fernández decidiera volver a España, por considerarse más una carga que una ayuda para Borghero. Cuando llegó un compañero que lo relevaría, el padre Fernández se subió a una barcaza para llegar hasta el navío que lo devolvería a España, pero a unos cien metros de la costa, un golpe de mar hizo volcar la barca y Fernández fue rescatado por tres nativos y un comerciante francés, llegando más muerto que vivo a la costa. Para Francisco Fernández este acontecimiento aclaró todas sus dudas, interpretándolo como una manifestación de la voluntad de Dios.
Afirmó: "permaneceré en África, ya sea para vivir, ya sea para morir".
Fernández ejerció de Superior de la Misión en las ausencias de Borghero. Su trabajo estaba centrado en la formación académica y el catecismo de los niños mayores del colegio. Las clases las impartía en portugués, pues estos niños conocieron este idioma durante su estancia en Brasil.
Tras las batallas que el rey de Dahomey mantenía con los pueblos vecinos, los prisioneros eran sometidos como esclavos. Y otra tarea digna de resaltar del padre Fernández, fue el cuidado de los niños rescatados de la esclavitud por los misioneros. Curiosamente a uno de estos niños, le pusieron el nombre de Francisco Fernández.
 El padre Fernández murió el 30 de noviembre de 1863 "en los más vivos sentimientos de fe y de piedad" (Diario de Borghero).
 El P Francisco Fernández fue el primer misionero SMA que murió en Dahomey.