• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

20 feb. 2014

La misión en Asia a través de sus protagonistas: cinco misioneros cuentan su experiencia en diversos países

Concluían en Madrid las jornadas de formación para empleados y voluntarios de Obras Misionales Pontificias, que han tenido por título “Asia y Oceanía territorios de misión”. Un título que se hizo realidad en el testimonio de cinco misioneros que aportaron su vivencia de la misión en estos continentes. En una mesa redonda moderada por Luis Miguel Avilés, sacerdote del IEME, misionero en Tailandia, que transmitió como moderador su propia experiencia, se pudo escuchar el testimonio de Gelyn Javate, misionera de Verbum Dei, de nacionalidad filipina. Misionera en varios lugares del mundo, desde Singapur a Estados Unidos, pasó varios años en Australia. Habló de su experiencia en parroquias y en capellanías universitarias australianas. Se trata de una sociedad con una gran ansia de Dios, pero que, a veces, se ve frustrada, y recordó el caso del suicidio de dos jóvenes que había conocido. Se trata de acompañar y compartir el mensaje de Jesús y ser coherente.

También presentó su testimonio el sacerdote de Tarazona, Esteban Aranaz, misionero en China, que relató su vocación misionera “ad gentes”, surgida de la amistad con un joven chino al que invitó a su parroquia de Alhama de Aragón; su llegada a Taiwán y el silencio y oración – motivados por el desconocimiento del idioma – de los primeros años; la experiencia de una parroquia y la ayuda y comprensión de los fieles; y su viaje a la China “continental”, donde la fidelidad y la heroicidad de los fieles y el clero le lleva a decir: “no he visto una fe más profunda que la de los católicos perseguidos en China”.
La última participante en la mesa redonda fue la Misionera de Cristo Jesús, Cristiana Castillo, que relató la hermosa experiencia de trabajar con indígenas en Filipinas. Contó lo que significa acompañar, conservar las tradiciones y vivir con ellos. Cómo la labor del misionero no es sólo suya. Más que un yo hay un nosotros. La comunidad, los misioneros que nos precedieron, la gente con la que se vive. Habló de la alegría, la paciencia y la fe del pueblo filipino y, también, desgraciadamente, de la corrupción. Uno de los ejes principales de la labor de las hermanas en aquella misión fue la conservación de las tradiciones, de la identidad cultural del pueblo indígena, siempre desde el amor.
A la mesa redonda se unió Mons. Kike Figaredo, prefecto apostólico de Battambang, Camboya, que pudo así también responder durante el turno de preguntas que siguió a la exposición de los misioneros. Preguntas y respuestas que profundizaron en lo que significa la misión “ad gentes”: acompañar y vivir con la gente, el ser evangelizado por ellos, la constatación de la presencia de Dios que siempre está y que el misionero explicita, los valores del Evangelio y de Jesús como el verdadero bagaje del misionero, y también el descubrimiento de los inmensos valores de estos pueblos, la armonía, la delicadeza y la paciencia.