• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

25 abr. 2014

Dos Papas "Misioneros por vocación"

La Iglesia canoniza a los papas Juan XXIII y Juan Pablo II el mismo día que se celebra en España la Jornada de Vocaciones Nativas.

La Pascua de este año luce de modo especial, dos "misioneros por vocación", los papas Juan XXIII y Juan Pablo, serán canonizados el 27 de abril, el mismo día en el que celebramos en España la Jornada de las Vocaciones Nativas. Vamos a aprovechar esta feliz coincidencia.
Los santos Juan XXIII y Juan Pablo II manifestaron una especial sensibilidad hacia la obra misionera de la Iglesia, tal y como lo muestran en sus encíclicas Princeps Pastorum, escrita por Juan XXIII en 1959, y Redemptoris Missio (1990) de Juan Pablo II.
Ambos apoyaron con decisión la Obra de San Pedro Apóstol  fomentando, cuidando y ayudando a las vocaciones nativas, verdadero motor en el crecimiento de las comunidades cristianas en los territorios de Misión. Su contacto con las iglesias particulares les ayudó a valorar la riqueza de las diversas culturas, en donde surgen los evangelizadores apropiados que transmiten la palabra de Dios a los suyos y los enriquecen con los sacramentos. Conste aquí nuestro agradecido homenaje.
También nosotros debemos apostar por el desarrollo de las Vocaciones Nativas, son quienes mejor pueden transmitir la alegría del Evangelio en sus propios pueblos.
Juan XXIII:  “Doquier nos apremia la urgente necesidad de procurar la salvación de las almas en la mejor forma posible; doquier surge la llamada “¡ayúdanos!” (Hch. 16,9) que llega a nuestros oídos” (PP, 3)
Juan Pablo II: “En la diversidad de las culturas y la unidad fundamental de toda la Iglesia, el ministerio sacerdotal puede ejercerse ahora del modo más apto a la idiosincrasia de cada pueblo. Queda aún mucho camino por recorrer para que el conjunto de las diócesis pueda disponer de suficientes sacerdotes autóctonos, y la presencia de los misioneros extranjeros es aún indispensable” (Carta, 2)

Francisco: “Frente a la tentación de las comunidades de cerrarse en sí mismas… la missio ad gentes testimonia proféticamente que la vida de la Iglesia y de las Iglesias es misión, y es misión universal”.