• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

14 oct. 2014

Envío misionero de catequistas


                   


Hoy a las 17:00 h. en la parroquia Santiago A Nova se celebrará en envío misionero de catequistas, a cargo del misionero javeriano P. Gianluigi Signori

Catequistas:
alegres mensajeros del Evangelio



Monición de entrada
Hermanos catequistas. Celebramos esta semana el Domund. Recogiendo las palabras del Papa Francisco, el lema de este año es: Renace la alegría.
Todos nosotros estamos llamados a una misión: que la alegría del Evangelio renazca en todos aquellos niños y jóvenes a los que somos enviados, para que ellos sean futuros discípulos misioneros.
Queremos que nuestra tarea evangelizadora esté abierta a la misión ad gentes. Por eso nos preside la celebración el misionero javeriano Gianluigi Signori. Él estuvo en Camerún, Chad y Burundi. Y hoy compartirá con nosotros su experiencia de trabajo con los catequistas de esos países.
Dispongámonos a participar de la celebración y acoger el don del Espíritu Santo, que nos envía a la misión.

Canto: Nos envías por el mundo


Nos envías por el mundo
a anunciar la Buena Nueva,
Nos envías por el mundo
a anunciar la Buena Nueva.
Mil antorchas encendidas
y una nueva primavera.
Mil antorchas encendidas
y una nueva primavera.
Si la sal se vuelve sosa,
¿quién podrá salar el mundo?
Si la sal se vuelve sosa,
¿quién podrá salar el mundo?
Nuestra vida es levadura,
nuestro amor será fecundo.
Nuestra vida es levadura,
nuestro amor será fecundo.
Siendo siempre tus testigos
cumpliremos el destino.
Siendo siempre tus testigos
cumpliremos el destino.
Sembraremos de esperanza
y alegría los caminos.
Sembraremos de esperanza
y alegría los caminos.
Cuanto soy y cuanto tengo,
la ilusión y el desaliento.
Cuanto soy y cuanto tengo,
la ilusión y el desaliento.
Yo te ofrezco mi semilla
y Tú pones el fermento.
Yo te ofrezco mi semilla
y Tú pones el fermento.



Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles:
En la Iglesia que estaba en Antioquía había profetas y maestros: Bernabé, Saulo, Simeón, llamado Níger; Lucio, el de Cirene; Manahén, hermano de leche del tetrarca Herodes, y Saulo. Un día que estaban celebrando el culto al Señor y ayunaban, dijo el Espíritu Santo: “Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado”. Entonces, después de ayunar y orar, les impusieron las manos y los enviaron. Con esta misión del Espíritu Santo, bajaron a Seleucia y de allí zarparon para Chipre. Palabra de Dios.

Reflexión compartida del misionero acerca del papel del catequista en África

Lo que nos pide el Papa Francisco a los catequistas:
*      Anunciar la belleza de ser cristiano
Señor Jesús. Nos comprometemos a anunciarte a ti, pues sabemos que creer en Ti y seguirte no sólo es algo verdadero y justo, sino también bello, capaz de colmar nuestra vida de un nuevo resplandor y de un gozo profundo, aun en medio de las pruebas.

*      Ser artistas
Señor Jesús. Nos comprometemos a ser artistas en la tarea evangelizadora, a encontrar nuevos signos, nuevos símbolos, una nueva carne para trasmitir tu Palabra. Nos comprometemos a abrirnos a las diversas formas de belleza que se valoran en el mundo y que pueden ser atractivos para la recepción de tu mensaje.

*      Ser alegres mensajeros
Señor Jesús. Nos comprometemos a ser alegres mensajeros de propuestas superadoras, custodios del bien y la belleza que resplandecen en una vida fiel al Evangelio. Nos comprometemos a que la alegría de tu mensaje nazca y renazca cada día en aquellos niños y jóvenes a los que nos vamos a dirigir.

*      Cercanía
Señor Jesús. Nos comprometemos a ser catequistas cercanos, que contemplan, se conmuevan y se detengan ante los niños y jóvenes cuantas veces sea necesario. Nos comprometemos a acompañarles para llevarles a Ti. Danos capacidad de comprensión y de escucha respetuosa y compasiva.

*      Amor a la Palabra
Señor Jesús. Nos comprometemos a estudiar y profundizar en la Sagrada Escritura. Sabemos que ella es la fuente de nuestra misión evangelizadora. Nos comprometemos a familiarizarnos con tu Palabra y a promover, entre los niños y jóvenes, una lectura orante.

Oración de bendición de los catequistas:
Señor Jesús, que quisiste llamar a innumerables hijos e hijas de tu Iglesia, para que sean mensajeros de tu amor entre los hombres y testimonio vivo de tu caridad:
·         Concede a estos catequistas tuyos que hoy piden tu bendición, la gracia de ser apóstoles incansables al servicio de tu Reino.
·         Fortalece su fe, para que puedan dar testimonio de tu amor, ante los niños y jóvenes encomendados a ellos.
·         Robustece su esperanza, para que sepan contagiar la alegría del Evangelio.
·         Enciende su caridad, para que puedan consolar a los que sufren y ayudarles eficazmente.
·         Concédeles tu Santo Espíritu y hazlos dóciles a sus inspiraciones, para que, abandonando sus seguridades personales, sepan salir al encuentro de los niños y jóvenes.
 A continuación bendice las cruces misioneras diciendo:
Señor y Dios nuestro, Tú que quieres que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, bendice (+) estas cruces que serán entregadas a estos hijos tuyos a los que llamaste a colaborar contigo en el anuncio de la Buena Noticia a todos los hombres. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
 
Los catequistas pasan al frente y el celebrante les impone la cruz misionera. Vueltos a su lugar, todos dicen la siguiente oración:
Jesucristo: Te entrego mis manos a Ti, para trabajar con amor;
te entrego mis pies, para seguir tu camino con decisión.
Te entrego mis ojos, para ver  las necesidades del mundo.
Te entrego mi lengua para hablar, tus palabras de caridad.
Mi alma es tuya, habítala,
que allí crezca siempre tu amor;
en confianza y fe en Ti, vive y ora siempre en mí. Amén

Canto: Sois la semilla
Sois la semilla que ha de crecer,
sois estrella que ha de brillar,
sois levadura, sois grano de sal,
antorcha que ha de alumbrar.
Id, amigos, por el mundo
anunciando el amor.
Mensajeros de la vida,
de la paz y el perdón.
Sed, amigos, los testigos
de mi Resurrección
Id llevando mi presencia,
con vosotros estoy.
Sois los amigos que quise escoger,
sois palabras que intento gritar,
sois reino nuevo que empieza a engendrar
justicia, amor y verdad.