• ADVIENTO MISIONERO


    Recursos para vivir el Adviento en clave misionera
  • SEMBRADORES DE ESTRELLAS


    Sé misionero y anuncia que Jesús nace para todos
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

23 abr. 2015

Gracias desde Sudáfrica

14.000 seminaristas de toda África son ayudados por Vocaciones Nativas. Más de 277 seminarios siguen abiertos gracias a las ayudas que reciben de Vocaciones Nativas

Cada año, gracias a la generosidad de muchos hombres y mujeres con la Jornada de Vocaciones Nativas, numerosos sacerdotes en Sudáfrica llevan esperanza y cambio a las vidas de innumerables personas.

Es el caso del padre Albert Sithole que hace unos años fue enviado a Matikwe, en la zona sureste de su país, Sudáfrica. Era una misión en sus comienzos y apenas 40 personas asistían a Misa. No había escuela para los niños, y las madres jóvenes, los ancianos y los enfermos no recibían apoyo… porque no había ni siquiera una iglesia.

El joven Albert, recién salido del seminario, tuvo el coraje de animar a la gente a unirse y las cosas comenzaron a cambiar. Se sumaron más personas a la comunidad, y todos juntos construyeron una nueva iglesia. La nueva iglesia, St Mary, construida con los mismos materiales que las casas vecinas, con mucha hojalata, es la casa de todos, de una comunidad vibrante, y es el centro de proyectos educativos y de ayuda alimentaria a todo el barrio. Con 3.000 personas en esta comunidad, la iglesia se les ha vuelto pequeña. Todo ha cambiado como resultado del amor de Albert.

Este joven sacerdote ha logrado que una iglesia de hojalata, un hogar de acogida, una escuela hayan cambiado la vida de sus feligreses.


La Obra Pontificia de San Pedro Apóstol, con la Jornada de Vocaciones Nativas que se celebra el próximo 26 de abril, apoya económicamente a los14.153 seminaristas africanos que en los próximos cuatro años se convertirán en verdaderos sacerdotes “todo terreno” que llevan esperanza y alegría a miles de sus hermanos.