• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España

22 feb. 2016

Desde Patuka (Honduras). Tiempo de desierto y aprendizaje

Hace unos días nos ha escrito Ana, misionera de nuestra diócesis, desde Patuka (Honduras), Un lugar, cuyo único acceso es por barca o en avioneta. 
Os dejamos su testimonio, que quizás nos haga reflexionar un poquito  y nos decidamos ayudar más a nuestros misioneros, pues, aunque no lo creamos, están realizando una labor muy grande.





Hace días que me propusieron que escriba y cuente algo, y llevo días dándole vueltas y sin saber muy bien cómo hacerlo…pero hoy al leer el artículo de cuaresma desierto lugar de aprendizaje, Enrique Martínez Lozano ha dejado pasar un poco de luz y recoger gráficamente   lo que este último tiempo he vivido por este lado del mundo. Por eso lo propongo como punto de partida.
Sin duda creo que estos meses en Patuka  los recordaré como un tiempo de desierto en mi vida y aprendizaje, donde he sentido zarandeadas demasiadas cosas…ojalá que como dice el artículo al final de este proceso sea la llegada a la tierra prometida.
Y aquellos que me conocen saben que soy optimista, pero creo que a veces es bueno reconocer lo que nos zarandea y porque no compartirlo…yo me encuentro tranquila y feliz, pero si hay una parte de esta realidad, que me cuestiona a lo más profundo de mi ser, y es por eso que decido compartirlo con ustedes. No todas las cosas que me cuestionan y zarandean por supuesto porque la lista es larga, pero si me atrevo con algunas.
El poco tiempo que he compartido con las mujeres miskitas de Patuka, me ha hecho plantearme muchas preguntas sobre mi propia existencia como mujer, y quizá sentir de una manera fuerte lo privilegiada que he sido y soy como mujer y algún que otro desprecio por este mismo hecho de ser mujer.
Veo casi a diario, como viven por y para “su hombre” soportando cosas que a mí me parecen imposibles (infidelidades, escasez, alcoholismo, enfermedad, desprecio, desprecio, más desprecio…), como ponerse en último lugar es algo tan natural que es la reacción más lógica. Como a ese sufrimiento silencioso le dan buenas dosis de auto resignación, es así, siempre ha sido así… Y entiendo que poder decir lo que pienso, haber estudiado, ser independiente, valorarme y quererme como mujer y persona, y estar soltera por elección, es un lujo que pocas o casi ninguna mujer misquita tiene. Si bien por acá dicen que los que no tenemos hijos vamos al infierno (y de hecho rezan por padres, hermanas, nosotros misioneros  y el papa…para que nos toque un fueguito pequeño), que bendecida me siento por haber podido tomar y dar forma a mi vida, sin sentir que el ser mujer era un problema para ello. Y después de 8  años de trabajo en pastoral penitenciaria en Bolivia, Patuka me descubre una nueva dimensión de la libertad. De la que yo he disfrutado durante toda mi vida siendo mujer.




Otra de las realidades que me cuestiona y zarandea de una manera brutal, es darme cuenta de cómo vivo con una serie de lujos, que para mí son normales, pero no, para la gente con la que comparto, y cuan dependiente realmente soy de los mismos. Tener luz eléctrica, agua corriente, acceso a internet, comida en la despensa, cama, ducha, toallas y sábanas, me hace alguien muy privilegiado en este pueblo…quizá como siempre tuve esas cosas, para mí eran como mínimos que no me hacían rica, es más podría decir que nuestro estilo de vida es austero…pero aquí al conocer las casas de la gente, o como cuando llegan una simple sábana al ropero se matan por conseguirla, o una toalla,… o cuando ves que a una anciana le robaron la olla con frijoles, y no tiene nada más para cocinar…al menos yo no puedo dejar de sentirme  asquerosamente rica y darme cuenta que no solo tengo esas cosas y siempre las tuve, sino que si me las quitas, puedo vivir, pero como me costaría… (Acostumbrase a tener 3 horas de luz eléctrica al día ya ha sido todo un reto…porque mi  forma de trabajar, y vivir estaba mucho más dependiente de la electricidad de lo que yo misma creía).
Dentro de ese apartado de privilegios  y necesidades algo que me zarandea también, es la salud, nunca he tenido nada grave, pero si la posibilidad de tener un medicamento y una consulta de manera casi inmediata, hacia cualquier dolencia: esguinces, bronquitis, rinitis, alergia….acá que me está tocando de cerca acompañar a los enfermos, veo gente con cáncer que el día que tiene suerte dispone de un paracetamol, para el dolor, gente que va con todo el esfuerzo al hospital más cercano 4 horas río arriba, y pocos días después su familia lo trae a morir aquí, para que no sea tan caro después, y porque lo que tiene necesita cirugía, un hospital de mayor categoría en la ciudad…y una vez más veo cierta resignación en todo ello, que por un lado me enoja un poco, y por otro supongo que es la única forma de llevarlo sin volverse loco.
Y como dice el artículo, supongo que esta estancia en el desierto me conducirá a descubrirme y despojarme de aquellas cosas que sentía daba seguridad, y aquí veo que no funcionan o no existen…y me obliga a buscar esa grieta de luz, para poder dar sentido a nuestra presencia misionera aquí. Creo por suerte que  en mi fondo no cabe mucha resignación, y creo y entiendo que a pesar de todo mi presencia aquí, difícilmente podrá sacar a nadie del desierto en el que se encuentra, pero me gusta pensar que Dios nos ha llamado a Patuka para hacer grietas, que si no es ahora con el tiempo dejaran pasar un poco de luz.