• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

7 jul. 2016

Testimonios de misioneros sobre el diálogo interreligioso en la Semana de Misionología

En la Semana de Misionología los misioneros se han convertido en auténticos reporteros de la  interculturalidad de la Iglesia. Con sus testimonios explicaron cómo hacen carne el diálogo interreligioso.

Luis Miguel Avilés con su testimonio misionero presentó la situación en Tailandiadonde el cristianismo dialoga con el budismo. “Para mí la mejor expresión del diálogo es ‘vaciar mi propia taza de té y dejarla llenar por un sabor nuevo y distinto” explicó este misionero, quien afirmó que ha encontrado en la meditación una forma de encuentro con Dios. Después de sus años de experiencia, explicó que el diálogo sólo es posible cuando se abre el corazón a lo diferente, y afirmó que había conocido a monjes budistas que conocían perfectamente la figura de Jesucristo. “Marché a oriente y llevo oriente en mi corazón. Me ha hecho purificar mi fe cristiana, no digo ‘corregir’ mi fe, sino escuchar y entender que el Espíritu sopla donde quiere y a dónde quiere’.


Desde la Amazonía brasileña, donde convive con 23 pueblos indígenas diferentes que hablan 18 lenguas, elmisionero Luis Miguel Modino presentó el diálogo interreligioso como ‘inculturación’. Explicó que es muy fácil sintonizar con los valores de los nativos: la importancia de los ancianos, el amor a la madre naturaleza, etc. Modino afirmó que el universo indígena es excepcional para hablar del Dios de los cristianos, ya que de hecho, muchos de sus relatos míticos tienen mucho que ver con los judeocristianos. “Los obispos locales, indígenas, nos insisten mucho en que debemos dialogar con el mundo indígena y lo que ha formado parte de él”, explicó. “Los catequistas deben aprender la lengua indígena para relacionarse con ellos en su propia lengua. Esta es la única manera de superar prejuicios y atavismos de desconfianza.”