• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

20 oct. 2016

“Tenía que salir de mis seguridades… salir de mi misma y mis esquemas”. Testimonio de Sor Celia #DOMUND 2016


Compartimos con vosotros, el testimonio de Sor Celia, misionera en Filipinas, que pertenece a la Congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados. Nos cuenta lo que representa para ella el lema del DOMUND de este año, "Sal de tu tierra", y les envía un mensaje a los jóvenes:






                                                        SAL  DE  TU  TIERRA

12 de Agosto 2006. Suena el teléfono y escucho desde el otro lado del hilo conductor:    “Sor Celia, acepta ir a Filipinas y abrir allí un Hogar para ancianos pobres y enfermos?” era la voz de mi Madre General que me invitaba a esta gran aventura. “Piénselo, lo ora, y hablamos”.
En mis años jóvenes soñaba con ir a misiones,  ahora a los 60,  aceptar la propuesta,  se me hacía casi imposible.  Enfrentarme al idioma,  cultura, edad, salud frágil…  todo lo que venía a mi mente era superior a mi fragilidad, lanzarme a lo desconocido, se me hacía como dar un salto en el vacío. Como buena gallega, muchos días lloré sin consuelo pidiendo: “Padre si es posible…”  Hasta que al fin, después de mucha oración y reflexión, se hizo la luz y el Señor me dio a entender que la raíz de mis miedos no estaba fuera, sino dentro. “tenía que salir de mis seguridades… salir de mi misma y mis esquemas” en el fondo, no me fiaba plenamente de El, quería hacer y ser yo misma.  A partir de aquí, El cambió mi corazón y pude aceptar la misión que me confiaban.
                                               ==================================
Queridos jóvenes y menos jóvenes. La vida es bella y hay que vivirla “con pasión y arriesgarla en la construcción del Reino”. Yo me siento inmensamente feliz en la misión. Eso sí, cada día debes salir de ti para ir al encuentro del otro, vivir la realidad de que: No vienes a evangelizar, curar, o enseñar, sino a dejarte convertir, dejarte sanar, y   aprender cada día a dar amor y ternura que es el lenguaje que todos entendemos; no vienes a hacer cosas,- abrir un hogar , una escuela-, vienes a dejar que El sea en ti para los demás, y desde ahí  descubrir la novedad y belleza de cada día, dejarte sorprender. Todo es don y regalo, lo importante es lo que somos, no lo que hacemos.
Salir de tu tierra, y cuanto en ella amamos, cuesta, y mucho, -que me lo pregunten a mi-  pero arriesgas todo, te fías, das el salto y vives tan feliz en la misión que no lo cambiarias por nada del mundo.  “salir de esta otra tierra que soy yo misma” y que es trabajo de cada día y de toda la vida, cuesta más, pero fiada de El y con El todo se puede. “Yo  estaré contigo,  nunca te dejaré ni te abandonaré”. Jo.1,5.  Esta realidad, yo la experimento cada día y en cada minuto.  El es fiel.  Y si alguno no lo cree del todo que haga la prueba y verá que lo que digo es verdad.
                Sor Mª Celia Fociños. Congregación: Hermanitas de Ancianos Desamparados.