• JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero"
  • ¿QUÉ ES INFANCIA MISIONERA?


    Una obra del Papa que cuida de los niños más necesitados en las misiones
  • PRESENTACIÓN JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero" Anastasio Gil presenta la Jornada
  • PALABRAS DEL PAPA A LOS NIÑOS


    "Seamos siempre misioneros"
  • ¿A QUIÉN AYUDA INFANCIA MISIONERA?


    Apoya proyectos en todo el mundo, de educación, salud, protección de vida y evangelización
  • DONATIVOS INFANCIA MISIONERA


    Tu donativo es vita para muchos niños ¡Colabora!
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños

21 jul. 2017

Diego Moya, misionero valenciano, ayudando a los niños de la calle en Honduras


OMPRESS-VALENCIA (20-07-17) El misionero valenciano, Diego Moya, que ayuda a niños de la calle en “zonas de pobreza y de violencia extrema” en los suburbios de Tegucigalpa, la capital de Honduras, promueve en la actualidad la construcción de “escuelas de la paz” y de una emisora de radio, “Voz de los sin voz”, informa la agencia AVAN.
Ambas iniciativas forman parte el proyecto “Land of Hope project” (Tierra de Esperanza) entidad civil audiovisual de ayuda a los más necesitados y que, con el apoyo de la fraternidad misionera “Verbum Dei”, lleva a cabo proyectos de educación integral a los niños para “evitar que caigan redes de prostitución y bandas de crimen organizado”, según ha indicado su promotor, el valenciano Diego Moya, de 38 años
La vocación de ayudar a los más necesitados surgió en Diego Moya cuando a los siete años, sus padres y una tía, junto al misionero valenciano César Buen-día, actualmente en Perú, abrieron una casa de acogida para pobres, transeúntes y drogadictos.
“Mi hermano y yo comíamos y paseábamos con ellos, por lo que todo fue calando y también veíamos la entrega de nuestros padres que podían abrazar sin reparos a los más pobres”, relata. A esta experiencia se suma el testimonio de su tío Amador Sáez, misionero paúl.
Diego Moya visitó hace dos años Honduras y la realidad del país le marcó pro-fundamente. “Nunca había visto tanta miseria humana y lo que más me impactó fue ver familias desestructuradas por completo donde, por ejemplo, hay niñas que eran madres y hermanas a la vez porque habían sido víctimas de abusos por parte de sus padres”, ha destacado.
Recordando los primeros días en Honduras, explicaba que “oía tiros, veía que morían chavales con apenas 15 años y también veía llorar a sus madres”. Ahora desde la misión de Verbum Dei imparten catequesis y realizan actividades de oración y evangelización a niños, jóvenes y adultos. Además ofrecen ayuda a todo el que lo necesite.