• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España

20 oct. 2012

Carta del Obispo de Lugo con motivo del DOMUND 2012



Misioneros de la fe
Domund 2012
Queridos hermanos,

La celebración de la Jornada Mundial de las Misiones este 21 de octubre, con su colecta extraordinaria, nos recuerda a todos una vez más que anunciar el Evangelio “no constituye para la Iglesia algo de orden facultativo: está de por medio el deber que le incumbe, por mandato del Señor, con vista a que los hombres crean y se salven.” (Pablo VI, Evangelii nuntiandi n. 5).
Esta Jornada tiene lugar además en el contexto de este especial “Año de la fe” querido por nuestro Papa Benedicto XVI para toda la Iglesia universal, y con el lema “Llamados a hacer resplandecer la Palabra de la verdad”. Para celebrarla adecuadamente, las “Obras misionales pontificias” nos invitan a volver la mirada a quienes hacen realidad estas palabras, y en concreto a nuestros propios misioneros, a los que conocemos, familiares y amigos; es decir, a traer a la memoria a personas concretas, que despiertan en nosotros aprecio y admiración, junto con un cariño muy grande.
Ellos son para nosotros testigos vivos y cercanos de la grandeza de la fe, que, junto con el amor, explica y hace posible la tarea misionera. Son hermanos nuestros, miembros de nuestra familia parroquial y diocesana, es decir, miembros de la Iglesia, que es universal y que siguen construyendo allí donde van.
En efecto, el anuncio de la fe es siempre igualmente el de una profunda  comunión; ya que el testimonio del amor salvador de Jesucristo, de que Dios es amor, es inseparable de la unidad de los hermanos y del compartir en la caridad los bienes más preciados, los del corazón y los más materiales, y, en resumen, toda la vida.
Los misioneros no sólo entregan su vida desgastándose en su tarea, sino compartiéndola libremente con aquellos a los que son enviados, poniéndola en común, queriendo ser con ellos un solo corazón y una sola alma, un único Cuerpo, que es la Iglesia.
Así alcanza toda su grandeza la labor misionera y se convierte, para todos nosotros, en el testimonio de lo más grande y de lo más valioso. Pues anuncian de modo creíble la verdad del Evangelio, que el Hijo de Dios se hizo por amor uno de nosotros, para morir venciendo el mal y resucitar. Y despiertan en nosotros la vitalidad propia de la fe, la conciencia de la dignidad de nuestra existencia, de su destino bueno, y del camino magnífico en el amor y la unidad que todos estamos llamados a recorrer en este mundo.
La celebración del Domund es un gesto con el que la Iglesia nos invita este año especialmente a renovar nuestra propia fe, abriendo el corazón a las dimensiones del mundo. Necesitamos recordar siempre que así es nuestra fe, cercanía al prójimo en el amor y acogida en la que caben todos los hombres, verdaderamente universal.
Agradezcamos a nuestros misioneros su presencia y su obra, con la que nos testimonian de modo concreto y comprensible la belleza de una fe vivida en la caridad, que sabe comunicarse con la entrega de la propia persona.
Y pidamos al Señor, con la oración y con un verdadero compartir también de nuestros bienes materiales, que nos conforte y fortalezca nuestra fe, y nos haga igualmente a nosotros testigos luminosos de la esperanza y del amor de Dios en el mundo.
Lugo, a 19 de octubre de 2012



Alfonso Carrasco Rouco
Obispo de Lugo