• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España

22 ene. 2015

CUENTOS GANADORES DEL CONCURSO DE INFANCIA MISIONERA

Carmelo Gálvez Albariño con su cuento "Misioneros", ha recibido el Primer Premio del Concurso de Cuentos de Infancia Misionera


 Aquí os dejamos su cuento:

MISIONEROS

Carmelo Gálvez Alvariño, sólo es un niño.
Quiere ser misionero y llegar al mundo entero repartiendo cariño.
La música llega hasta el cielo: Soy misionero rapero.
Mantienes los pies sobre el suelo y el alma en el Señor.

La campaña comenzó y así se divulgó.
¡Hey amigo!... No dejes pasar la oportunidad y enrólate.
Mejorar la humanidad y llevar felicidad por todos los caminos.
Todos juntos como un clan, seguiremos este plan:
Nos haremos misioneros y seremos los primeros.

¡Escucha mi rap! Candidato a misionero.
Te presento mi programa, es sencillo y verdadero.
Pon un poco de interés y verás qué fácil es.
Te sentirás mejor si le pones mucho amor.
Los que siguen a Jesús siempre están de buen humor.

Lo primero de la lista: No debes ser egoísta.
Compartiendo cada día, derrochamos alegría.
Y si eres generoso, te sentirás más dichoso.
No seas egocentrista; somos muchos en la lista.

Sentirse todos hermanos y cogidos de las manos.
Compartiendo la oración y orgullo de ser cristianos.
En el corazón Jesús. En el corazón María.
La Fe será siempre tu guía; tu fuerza, tu energía.
Tu camino e ilusión te lo da la Religión.

Y serás un buen nacido siendo siempre agradecido.
No debes ser perezoso, holgazán o caprichoso.
Si escoges el buen camino, serás un “niño divino”.

Alegra a tus papás y a todos los demás.
Estudia con mucho ahínco, para sacar más de cinco (5).

La alegría de la casa y de todo el vecindario
está en tu quehacer diario.
La vida mejor se pasa, siendo bueno y solidario.

Sigue los buenos consejos; son de sabios, no de viejos.
No escuches murmuraciones, ni malas negociaciones.
Para llegar a la meta, lleva una vida discreta.
Santificada por Dios, será una vida perfecta.

¿Este cuento… es un cuento? Pues verás que no te miento.
Si Jesús es el Señor, no existe nada mejor.
Él te quiere ver contento, si le sigues con amor.

Tú eres tú… Yo soy yo. Todos somos misioneros.
Dios nos busca… allá vamos… y con Él colaboramos.
Todos somos: uno de ellos… y por eso lo cantamos.

P.D.: Este cuento debe leerse a ritmo de rap.

 Carmelo Gálvez Alvariño, 12 años, Seminario Menor Inmaculada, de Ourense


Posted: 15 Jan 2015 03:26 AM PST

Andrea Prieto García, con su cuento "Yo soy uno de ellos, (Querido Mundo)", ha recibido una Mención Especial del Concurso de Cuentos de Infancia Misionera


Aquí os dejamos su cuento:

YO SOY UNO DE ELLOS (Querido mundo)

Querido mundo:

He tardado mucho en pensar el tema de esta carta, y al final me he decidido por ti. ¡Eres tan grande y tan hermoso, y tienes tantas cosas bonitas! Tienes los continentes, como Europa, que es donde yo vivo; mares, océanos inmensos, enormes montañas, flores de infinitos colores diferentes, animales increíbles, y millones de personas repartidas por todo el planeta…

Yo todavía soy pequeña, un punto diminuto a tu lado, pero no entiendo, que siendo tan inmenso, y teniendo agua y comida de sobra para poder vivir todos felices, haya una parte del mundo que tenga demasiado, y hasta lo tiren a la basura, y otra parte que no tenga ni un trozo de pan que llevarse a la boca.

A veces me pongo triste, pienso en todo lo que tiramos nosotros, los que llaman el “Primer Mundo”, y que los pobres del “Tercer Mundo”, tengan que andar kilómetros para poder traer agua para beber, o los niños tengan que ir andando muy lejos para poder ir al colegio, es algo que yo no entiendo.

Un día me explicaron en la catequesis, y luego también en el cole en clase de religión, lo que hacen los misioneros, y la verdad, querido mundo, me pareció fascinante.

Son personas que dedican su vida a ayudar a los demás, dejando a sus familias, amigos y comodidades, para ir a África o a donde sea, a ayudar a los que no tienen nada, y enseñarles todo lo que saben. Dicen que ‘no hay que dar el pescado, hay que enseñarles a pescar’, y es lo que ellos hacen, y con una sonrisa.

He pensado, querido mundo, que aunque todavía sea una niña de 11 años, también voy a intentar ayudarte en lo que pueda.

Igual no hace falta ir a África, cuando también oímos todos los días en la televisión, toda esa gente que vive cerca de nosotros y está pasando necesidades, con esta “crisis”, que todos nombran, y que yo no entiendo muy bien.

Todos deberíamos ayudar y repartir ropa, comida, libros, juguetes… Tantas cosas que siempre tenemos de sobra, a toda esa gente que no tienen nuestra suerte. Entre todos, seguro que podemos; como dice mi abuela ‘grano a grano se llena el granero’.

Nosotros aquí desde el colegio también hemos colaborado en el ‘Azoka Txiki’ (mercado solidario), y hemos ayudado entre todos poniendo nuestro granito de arena, vendiendo nuestros juguetes, y mandando el dinero recaudado a los niños de los países necesitados.

Un beso muy grande, querido mundo, y vamos a conseguir entre todos ayudarte a crear un mundo mejor, yo voy a intentarlo, y quién sabe, igual algún día puedo ser yo también misionera.




Andrea Prieto García, 6º Primaria, Colegio San Prudencio, Vitoria – Gasteiz


Posted: 15 Jan 2015 03:23 AM PST

Adrián Fernández Ucero, con su cuento "Yo soy uno de ellos, ha recibido una Mención Especial del Concurso de Cuentos de Infancia Misionera.


Aquí os dejamos su cuento:


“YO SOY UNO DE ELLOS”

Abdou había llegado a Toro junto a su familia. Eran de Senegal y habían montado una tienda de instrumentos musicales africanos que ellos mismos hacían.

Abdou iba a mi clase, era negro, hablaba francés y sus lápices y libros no eran como los nuestros: estaban ya usados. Tenía mucho interés en aprender, y como nadie quería ser su compañero, yo me ofrecí. Desde ese día, Abdou y yo comenzamos una buena amistad.

Empezó a faltar a clase, ya que su padre había recibido muchos encargos de instrumentos para regalar en Navidad. A sus ocho años tenía que ayudar a su familia en el trabajo. Todos los días, al salir del cole, me acercaba por la tienda para verle y llevarle los deberes. Siempre me iba muy triste: todos los niños soñábamos con los regalos de los Reyes Magos, las fiestas… y él ni se acordaba.

Un día, al empezar la clase, Sor Pilar me notó preocupado.

¡Adrián! –me dijo-. Tienes que estar muy contento y orgulloso porque tú eres un verdadero misionero. Yo la miré con cara de asombro y ella me explicó:

Desde que Abdou llegó le has mirado con ojos de hermano, has sido respetuoso, le has ayudado en el trabajo diario y siempre has estado alegre en tu servicio. Abdou volverá esta semana al cole y prepararemos una obra de teatro para la función de Navidad. ¡Abdou será un perfecto Baltasar!...

Adrián se puso muy contento al escuchar todo esto, y ese año la Navidad en el colegio fue muy especial, y gracias a la función de teatro todos fueron aceptando a Abdou y se hicieron más amigos.



Adrián Fernández Ucero, 3º Primaria, Colegio Amor de Dios, Toro, Zamora


Posted: 15 Jan 2015 03:21 AM PST

Carmen Sánchez, con su cuento "Yo soy uno de ellos, ha recibido una Premio Especial menores de 8 años del Concurso de Cuentos de Infancia Misionera.


Aquí os dejamos su cuento:

“YO SOY UNO DE ELLOS”

Érase una vez un señor muy rico, pero con muy mal genio. Siempre estaba de mal humor. Un día por la noche, él solo en casa puso la televisión y vio una imagen de un niño negrito, desnudo, sonriendo, con una sonrisa enorme.

Él pensó: ¿Cómo puede estar contento si no tiene nada? ¡Tengo que saber por qué! Cogió un avión, se fue a África y consiguió llegar hasta el niño, después de un largo viaje.

Cuando estuvo a solas con él, le preguntó: ¿Por qué estás tan contento si no tienes nada?

El niño le miró y le dijo: -¿Nada de qué? Lo tengo todo, tengo el cariño de mis papás, de mis hermanos, tengo amigos y tengo a Dios. Lo tengo todo.

El señor quedó impresionado. Volvió a su país para coger sus cosas y regresó a África como Misionero para ayudar a los niños con su dinero y su experiencia. Construyó un hospital y una escuela, y destinó su dinero a educar y curar a los niños pobres de dinero, pero ricos en amor.


Carmen Sánchez, 2º Primaria, Colebio Cumbre School, Valencia