• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

27 mar. 2015

Domingo de Ramos

Misión: mano de Dios tendida a la humanidad


El Domingo de Ramos que inicia la Semana Santa nos recuerda que tenemos que estar siempre al lado de Jesús, en su triunfo y en su sufrimiento, acompañando "los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren".


"Cuando el pueblo de Dios se convierte a su amor, encuentra las respuestas a las preguntas que la historia le plantea continuamente. Uno de los desafíos más urgentes sobre los que quiero detenerme en es de la globalización de la indiferencia" nos decía el Papa Francisco, en su Mensaje para Cuaresma.

El Domingo de Ramos con la lectura de los evangelios de la entrada de Jesús en Jerusalén y de la Pasión, nos cuestiona cuál es el papel que asumimos ante un Dios que nos "ha amado primero" (1 Jn 4,19), hasta dar la vida por nosotros. El pueblo que acoge a Jesús con entusiasmo en la entrada del Domingo de Ramos y la gente que pide su crucifixión en la Pasión son la cara y la cruz de la historia humana personal y colectiva. "Dios no es indiferente al mundo, sino que lo ama hasta el punto de dar a su Hijo por la salvación de cada hombre"; pero, por desgracia, muchas veces el corazón del hombre si es frío e indiferente ante la realidad del amor de Dios: "el mundo tiende a cerrarse en sí mismo y a cerrar la puerta a través de la cual Dios entra en el mundo y el mundo en Él".

"La Iglesia es como la mano que tiene abierta esta puerta mediante la proclamación de la Palabra, la celebración de los sacramentos, el testimonio de la fe que actúa por la caridad (cf. Ga 5,6)" y, por eso, ya que el mundo muchas veces rechaza a Dios "la mano, que es la Iglesia, nunca debe sorprenderse si es rechazada, aplastada o herida". Nada de eso debe disminuir el esfuerzo de la Iglesia por llevar los hombres y los pueblos a Dios: su tarea es la de ser la mano tendida de Dios a toda la humanidad. No hay excusas para no cumplir con su misión: "toda comunidad cristiana está llamada a cruzar el umbral que la pone en relación con la sociedad que la rodea, con los pobres y los alejados. La Iglesia por naturaleza es misionera, no debe quedarse replegada en sí misma, sino que es enviada a todos los hombres".

El Papa nos encomienda que "nuestras parroquias y nuestras comunidades, lleguen a ser islas de misericordia en medio del mar de la indiferencia". Para llegar a serlo es bueno que examinemos: "En estas realidades eclesiales ¿se tiene la experiencia de que formamos parte de un solo cuerpo? ¿Un cuerpo que recibe y comparte lo que Dios quiere donar? ¿Un cuerpo que conoce a sus miembros más débiles, pobres y pequeños, y se hace cargo de ellos? ¿O nos refugiamos en un amor universal que se compromete con los que están lejos en el mundo, pero olvida al Lázaro sentado delante de su propia puerta cerrada? (cf. Lc 16,19-31)".
"La misión es lo que el amor no puede callar": si esta Cuaresma ha dado su fruto espiritualsi el amor de Dios ha calado más en nuestros corazones y nuestras comunidades, estaremos más abiertos y disponibles, más atentos y dispuestos a salir al encuentro de los demás.


Juan Martínez
OMP España