• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

30 jul. 2015

Primeras impresiones de Ana, #misionera laica, al llegar a Barra Patuca (Honduras)

Primeras impresiones

Escribir sobre las primeras impresiones es algo que me impone respeto, porque con frecuencia suelen ser distantes de la realidad.
Así que trataré de no juzgar nada de lo que veo hasta ahora, pero si compartirles un poco de mí llegada a este maravilloso lugar.
El viaje hasta Patuka es una aventura, por tierra, aire y mar, poco a poco vas sintiendo el calorcito de esta tierra, aromas nuevos, colores con un brillo especial, olores desconocidos…y cuando la barca ya se acerca a Patuka piensas, por fin, llegué a mi nuevo hogar. Y te haces consciente de lo lejos que estas, y realmente es como si entraras en otro mundo.
Lo primero que llama la atención es la belleza del lugar, porque sin ninguna duda este es un rincón del mundo muy lindo. Me siento privilegiada de estar una casa desde la que se puede mirar el río Patuka y el mar Caribe, ya que esa vista junto al fresco de la terraza, hace que sea un lugar mágico. De esos lugares donde encuentras paz, y sientes como el alma se llena de energía…
La gente es muy distinta, pero sin duda tengo mucho que aprender de ellos, desde el saludo donde se acercan a uno y le aspiran, como si al respirar tu aroma empezaras a formar parte de ellos, pero es algo que no todo el mundo lo hace ( entiendo que implica cierta confianza o intimidad..) pero cuando alguna de la catequistas o kuka nani (ABUELAS)lo ha hecho conmigo, he sentido un profundo respeto, a la vez que sorpresa y una llamada a que algo tan sencillo como el saludo aquí es distinto. No sé si estaré equivocada, pero veo gente muy  autónoma humildes, y que me transmiten una gran sabiduría.
Los dos grandes retos son a nivel físico, adaptarse físicamente a este clima, y ritmo de vida, y a nivel intelectual aprender el idioma miskito, que ahora mismo me hace sentir como si tuviera que escalar el Everest…a estos le siguen muchos más, pero poco a poco, paso a paso, descubrir una realidad tan distinta tiene magia para un buen tiempo.
Si uno en misión por lo general ya se siente chiquito, ahorita yo me siento como hormiga…pero en esta pequeñez, hay momentos mágicos…como no puedo hablar porque desconozco el idioma, puedo sonreír, y casi siempre hay una sonrisa cómplice del otro lado. Como uno no sabe, tiene que reconocer que necesita del otro, y descubres el don de la comunidad, y lo bueno que es tener compañeros de camino, y también que a veces en la vida es bueno volver a este punto de no saber casi nada…porque con el tiempo te iras llenando de nuevas formas de hacer, de un nuevo modo de ver la vida, el mundo.
Así que aquí estoy como una niña con zapatos nuevos, feliz porque tiene unos lindos zapatos nuevos, pero tratando de amoldarse a ellos, y consciente que algunas rozaduras al principio serán inevitables, pero con tiempo seguro serán mis zapatos favoritos.
TIHMIA YAMNI ( BUENAS NOCHES)
Ana

                                        video