• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

20 jul. 2016

20 de julio,festividad de San José Mª Díaz Sanjurjo, Santo misionero de la diócesis de Lugo

Hoy, día 20 de julio, se celebra la festividad de San José Mª Díaz Sanjurjo, Obispo y mártir del Siglo XIX. Natural de Suegos, perteneciente a nuestra diócesis de Lugo, entró, siendo joven, en el seminario de Lugo y después en la Orden Dominicana. Su vocación misionera le llevó a Manila y más tarde a Indochina, donde fue consagrado obispo, como vicario apostólico de Tonkín. Padeció el martirio el 20 de julio de 1857.En el año 1951 fue beatificado por el papa Pío XII,  y declarado santo por el papa Juan Pablo II. Ese mismo año se publicaba la primera edición de un Esbozo biográfico a cargo de Francisco Vázquez Saco. Ahora José Luis Gil Soto publica La dama de Saigón, libro que arranca en 1857 con la decapitación en el reino de Anam, lo que hoy sería Vietnam, del obispo español que hoy es santo de la Iglesia San José María Díaz Sanjurjo (fue canonizado en el año 1988). La recreación que hace Gil Soto de lo sucedido el 20 de julio de 1857 es la siguiente: “Una nube de mosquitos ascendía al amanecer desde el río hasta los arrozales de Hi-Moa y teñía de negro el patíbulo en el que se había convertido aquella insalubre llanura al norte del imperio de Annam. El sol se dibujaba en el horizonte tras una ligera bruma, iluminando tímidamente la explanada donde el prisionero permanecía arrodillado, maniatado y con sus ropas hechas jirones y empapadas en sudor. “Rezaba con sentimiento, en un murmullo apenas audible, elevando al cielo plegarias. “Un destello fugaz hizo que todas las miradas se dirigieran al frente. El soldado que custodiaba al sentenciado elevó el sable al cielo con los primeros rayos del sol que atravesaron la bruma, haciéndolo relucir. El reflejo plateado se detuvo unos instantes en alto para caer luego como un rayo que descargara su ira en una temible tormenta. Perdía la vida el obispo español Díaz Sanjurjo”. 
Su imagen se venera en la Iglesia de San Pedro de Lugo.