• MENSAJE JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES 2018


    “Con los jóvenes, llevemos el Evangelio a todos” Francisco - DOMUND 2018
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • GESTO


    Revista misionera para los niños
  • REVISTA MISIONEROS


    Revista misionera para adultos que recoge la actualidad misionera de la Iglesia

4 oct. 2017

Cáritas, Manos Unidas y Obras Misionales Pontificias unidas en El DOMUND al descubierto

Ayer se celebró en Lugo la mesa redonda titulada “La caridad, alma de la misión”, esta segunda actividad de “El DOMUND al descubierto”, que está haciendo visible en diversas ciudades gallegas la labor de la Iglesia misionera y el compromiso misionero de todos los fieles, ha reunido a las tres grandes instituciones – Cáritas, Manos Unidas, Obras Misionales Pontificias – que, en nuestro país, fomentan el “salir a las periferias espirituales y materiales”, en palabras del Papa Francisco. Estuvo moderada por el Vicario de Pastoral, Luis Manuel Rodríguez. La secretaria general de Cáritas Diocesana de Lugo, Mónica Yáñez expuso la labor de la institución, organizada en 20 Cáritas parroquiales y 5 interparroquiales. Para esta acción caritativa evangelizadora se cuenta con el apoyo desinteresado de sacerdotes, comunidades religiosas y 498 voluntarios.
La presidenta local de Manos Unidas, Laura Campoy Vázquez, también habló de las tareas que llevan a cabo los 20 voluntarios de Lugo, en una doble vía: sensibilización y desarrollo de proyectos. Estos últimos actualmente se llevan a cabo en 3 países: Ecuador, Haití y Mauritania.
El representante de Obras Misionales Pontificias en Lugo, Jesús Manuel Santiago Vázquez, comenzó aclarando lo que hay que entender por “territorios de misión” y luego resumió lo que se lleva a cabo a través de 3 campañas: Domund, Infancia Misionera y Vocaciones Nativas.
Las intervenciones de los tres representantes diocesanos de las instituciones convergieron en aspectos esenciales, siendo siempre fieles al carisma de cada una de ellas. Coincidieron en que el compromiso de los creyentes, en el ejercicio de la caridad, es lo que está detrás de toda su labor. Cada jornada, cada campaña, que se organiza interpela a la persona, y el fruto es este compromiso. Como consecuencia de ello está el hecho de que en las tres hay una increíble participación del voluntariado. No son instituciones comerciales. Están integradas por miles y miles de voluntarios que, con sus pequeños y grandes gestos, ponen a disposición de la Iglesia, aquí y allá, sus talentos, recursos y tiempo.
Por eso, la actividad caritativa de estas instituciones no es una simple donación material o económica, implica siempre el acompañamiento a la persona. Es lo primero que se pide, que la persona se sienta acogida, se sienta amada, lo que implica, en el que ejercita la caridad, todo un compromiso de vida.
Es cierto que, a través de la sensibilización y bajo fórmulas distintas y estrategias diversas, Caritas, Manos Unidas y las Obras Misionales Pontificias tratan de crear una sociedad más solidaria con los necesitados. Sin embargo, lo que caracteriza esta sensibilización es que no busca la simple solidaridad, sino el ejercicio de la caridad cristiana, transformada en evangelizadora por el testimonio de quienes la hacen realidad. Se rompe, así, la falsa dicotomía entre proyectos sociales y pastorales, para convertirse en proyectos de amor. Todo se transforma así en anuncio del Evangelio.
Desde la mesa se pidió al Director de OMP en España Anastasio Gil, que estaba presente en el acto, que dirigiera unas palabras a los asistentes, y lo hizo destacando la importancia que tiene la labor de los 400 misioneros gallegos, por encima de las aportaciones económicas.
El obispo de Lugo, Mons. Alfonso Carrasco, concluyó el acto con unas palabras de agradecimiento a la delegación de misiones y a las Obras Misionales Pontificias por haber reunido, en una misma mesa, a tres instituciones que viven el compromiso del amor y la caridad, saliendo al encuentro de los más pobres. Una caridad que remite necesariamente a Dios, porque la caridad es el sacramento con el que la mano de Dios toca la fragilidad humana. Cuando se vive la caridad no es una institución la que está presente sino la misma Iglesia, toda ella entera, un acto que trasciende a esa misma institución.