• Reza y ayuda a las Vocaciones


    22 de abril- Jornada Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Llamada, respuesta y Misión


    Presentación Jornada de Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Mensaje del Papa Vocaciones


    "Escuchar, discenir, vivir la llamada del Señor"
  • ¿Qué es Vocaciones Nativas?


    Una jornada de oración y ayuda a las vocaciones en los Territorios de Misión
  • ¿A quién ayuda Vocaciones Nativas?


    A 75.000 seminaristas y 6.500 novicios/as y 2000 formadores en los territorios de misión
  • ¿Cómo colaborar?


    Con un donativo o con una beca misionera para las Vocaciones de los Territorios de Misión
  • Oración Vocacional


    Recursos de oración para la oración diaria en colegios e institutos

11 sept. 2014

Ofrecimiento del curso a la Virgen de la Puerta

En el norte de Perú, en plena sierra de La Libertad, se encuentra la población de Otuzco, la cual alberga el santuario de la Inmaculada Virgen de la Puerta, patrona del norte de Perú. los responsables de dicho santuario y del cuidado de su culto son los misioneros redentoristas.
En este inicio de curso, nosotros queremos adoptarla como una Virgen misionera, que nos amplía el horizonte de nuestra mirada más allá de los límites de nuestra diócesis, y nos empuja a salir a las periferias. 
A ella ofrecemos el trabajo de la delegación en este curso que ahora comenzamos, rezando esta oración que encontramos en las paredes de su santuario y en los trípticos que allí se reparten:

Oh Virgen de la Puerta,
Madre del Señor que dijo:
¡Yo soy la Puerta,
tendrá vida quien entre por mí!
Haznos entrar por Jesús,
leyendo su Palabra,
recibiendo su perdón,
comiendo su Eucaristía.

Siempre abierta de par en par
al dolor de tus hijos,
haznos también pasar por ti
a aquellos que nos necesiten.
Solidarios con ellos, siempre, siempre;
el corazón cerrado, nunca, nunca.

Nos ofrecemos hoy a ti.
Tu corazón de Madre nos acoja.
Contigo, peregrinos de la Fe,
queremos recorrer, también contigo,
la peregrinación del Amor.

Hasta que, al final de nuestro caminar,
nos muestres a Jesús,
fruto bendito de tu vientre,
oh clemente, oh piadosa,
oh dulce Virgen de la Puerta.
Amén.